Nuestros Principios

Declaración de principios de investigadores/as y científicos/as con miras a la constituyente


Como organizaciones coordinadoras reafirmamos nuestro interés en participar activamente del proceso constituyente actual. Para ello planteamos seis puntos por los cuales estamos dispuestos a trabajar, para en torno a ellos construir relaciones con aquellas instancias e instituciones políticas y sociales que busquen posicionar la investigación y las ciencias como disciplinas al servicio de la democracia:


Es necesario reflexionar sobre el por qué y para qué queremos dotarnos como sociedad de un sistema de creación de conocimiento y ciencia. Parte del problema grave que hoy vivimos como sector es la falta de sentido, porque muchas decisiones y políticas se impulsan para adecuarse a criterios OCDE, pero ellas no tienen un correlato con una estrategia más amplia de desarrollo integral con respecto a las necesidades e intereses de Chile. El proceso constituyente debe tener como uno de sus horizontes la valoración de las ciencias y la investigación y su rol en nuestra sociedad. Creemos que las premisas fundamentales para comenzar a transitar ese camino son que los conocimientos son bienes comunes, y que nuestra aspiración general es a profundizar la democracia.


Los problemas estructurales que afectan a la sociedad en su conjunto se manifiestan de forma específica en nuestro sector. Ello implica que no somos ajenos/as a las brechas de género, sociales, étnicas, disciplinares y territoriales, por lo que afirmamos la necesidad de luchar contra su reproducción y normalización. También nos posicionamos en resistencia a la diversidad de inequidades y precariedades que vivimos como investigadoras e investigadores, así como también los elitismos y redes de poder que muchas veces controlan nuestros quehaceres y defienden intereses particulares ajenos a lo público. También nos comprometemos a promover de todas las maneras que podamos la búsqueda de flujos virtuosos entre investigación, desenvolvimiento laboral y cambio social, que permita mostrar la utilidad que nuestro trabajo puede tener para la construcción de un nuevo Chile.


Reconocemos la existencia de múltiples formas de construir saberes, y por ende vemos la necesidad de ampliar lo que se considera como conocimiento válido. Esto implica tanto una afirmación de la importancia del rescate y puesta en valor de múltiples saberes ancestrales y locales que no siempre son considerados por los centros de producción y difusión del conocimiento; pero también implica la aceptación de que todo saber se construye siempre desde un lugar territorial y simbólicamente situado y, por ende, nunca puede ser completamente neutral. La conciencia de la inevitable politicidad que implica la vida y el trabajo humano es necesaria para que el debate sea riguroso y productivo, y no meramente un diálogo infructuoso. En ese sentido, si bien afirmamos la necesidad de construir políticas y tomar decisiones basadas en evidencias concretas y contextualizadas, sabemos que en ningún caso ello sustituye la necesaria deliberación pública y democrática.


Nuestra aspiración es promover un debate constante dentro de la comunidad científica y de investigadores/as, comprendida desde la etapa formativa hasta la más alta especialización. Esto busca construir conexiones entre el mundo social organizado y los espacios de representación que se están abriendo, y que deben ser disputados con el propósito de ensanchar la política postdictatorial, promoviendo un diálogo horizontal entre distintos actores del territorio, en el cual la comunidad científica participe como otro actor, estimulando el intercambio de saberes. Nuestra intención es promover intereses y miradas derivadas de la reflexión colectiva y democrática, que se han profundizado desde la revuelta del año pasado, pero todavía deben consolidarse y ampliarse mucho más. Ponemos nuestras energías y trabajo a disposición para la construcción y consolidación de ese horizonte. 


La institucionalidad actual de generación de conocimiento debe pasar por un proceso de profunda transformación si queremos enfrentar los desafíos del presente y del futuro en buen pie. Sabemos que tenemos un gigantesco potencial como país, pero la cultura del individualismo y la hipercompetencia son sumamente contradictorias con formas de trabajo colectivo que mediante diálogos inter y transdisciplinarios amplios tengan como foco el abordaje de necesidades concretas y democratizadoras. En ese marco, un proceso de reconstrucción de lo público resulta esencial, y en dicha tarea están todas y todos los actores convocados, pues no la concebimos como exclusiva del ámbito estatal.


Afirmamos nuestra búsqueda por una vida sin violencia, donde el respeto pleno a los derechos humanos sea efectivo en todos los espacios. La investigación ha sido históricamente en Chile un campo patriarcal, jerárquico y elitizado. Por ende, ha sido un caldo de cultivo para diversas formas de abusos y acosos que hoy son intolerables. La necesidad de erradicar todas las formas de violencia de nuestros espacios de trabajo es una bandera de lucha fundamental, por lo que nos comprometemos a levantar la voz en cada ocasión que se requiera, junto con aportar con los conocimientos teóricos y metodológicos que permitan ir resolviendo las inequidades que están a la base de ellas.

Asociación de Investigadores en Artes y Humanidades (AyH)

Asociación Red de Investigadoras (RedI)

Asociación Nacional de Investigadores en Posgrado (ANIP)

Asamblea por el Conocimiento y la Investigación (ACIC)

Chile Científico